Educación: las diferencias entre un país rico y un país pobre

El científico mendocino egresado de nuestra Universidad, Osvaldo Peinado reflexiona en un meduloso y crítico texto sobre los problemas de educación en nuestro país, analiza la progresiva pauperización del nivel educativo y desgrana las posibles causas por las cuales Argentina ha perdido visibilidad en el plano internacional.

 

La verdad es que pensaba no escribir más para este medio pero luego de estar por la hermosa Mendoza y de ver que tanta gente me pidió que siguiera escribiendo, aquí en un aeropuerto Europeo, empecé de nuevo.

Una de las preguntas más frecuentes que me hicieron en Argentina fue ¿cómo se ve al país desde afuera ?

La verdad es que lamentablemente está desapareciendo del conjunto de países importantes. Hasta hace pocos años eran Argentina y Brasil los países líderes en Sudamérica, algunos hablaban de México ya que en muchos países no se sabe la diferencia entre las Tres Américas.

Ahora sólo existen Brasil, México y Chile. Argentina desapareció del contexto mundial, en todo sentido, lo único que nos salva es el deporte que, gracias a Dios, sigue siendo muy bueno en casi todas las disciplinas y hace que sigamos existiendo como país.

El tango también nos sigue representando aunque cada vez más se distingue entre tango y tango argentino, cosa que me hace enojar siempre y dar explicaciones que ¡sólo hay un tango!

El vino argentino es muy difícil de conseguir en el primer mundo, la carne ya casi no se vende como carne argentina, hasta hace poco un símbolo de calidad internacional. Ahora se vende como carne de Sudamérica (que viene de Brasil o Uruguay, con suerte de Argentina) una verdadera lástima.

Educación: las diferencias entre un país rico y un país pobre

Con respecto al confundir México con Sudamérica,  que es el sentido de este artículo, la educación, es algo que es muy común. Los argentinos nos enojamos cuando dicen que Sao Pablo es la capital de Argentina o que Buenos Aires está en Brasil, o cuando dicen ¿Argentina produce vino?

Pero seamos sinceros, si me paro en nuestra linda Peatonal y empiezo a preguntar a los muchos jóvenes que están allí cuál es la capital de Yemen o de Omán o si Doha está en Qatar, ¡la mayoría no sabría qué responder o me diría son todos turcos! ¡Qué error terrible confundir los árabes con los turcos!

Peor aún, si pregunto si Libreville es la capital de Burquina Faso probablemente ni siquiera sepan que son dos países completamente distintos, para los argentinos todo es simplemente África.

Por eso no hay que enojarse si no nos conocen. Lamentablemente, Latinoamérica es un solo continente a nivel internacional, como África y no es lo suficientemente importante para que todo el mundo lo conozca.

Por supuesto si le preguntamos a un europeo, un ruso o un japonés va a saber la diferencia perfectamente, ¿por qué? Por el nivel de educación que tienen.

Eso es algo que en nuestro país cada vez está peor, y viéndolo desde afuera es terrible cómo el nivel y la calidad de la educación ha disminuido en forma alarmante en los últimos años.

En mis trabajos anteriores junto a Naciones Unidas tuve la oportunidad de estar en los países más pobres del mundo (Afganistán, Kosovo, Mozambique por nombrar algunos) y los más ricos (Dubai, Noruega, Suiza, etc.) es fácil ver que la única diferencia entre un país pobre y uno rico es el nivel de educación de sus habitantes.

Siempre era interesante ver que en los países más pobres el grado de analfabetismo o el bajo nivel de cultura que es mucho mayor que en los países ricos (lógico) hacían que las cosas no funcionaban por la alta corrupción y el desinterés de la clase gobernante con respecto al resto del pueblo...

Eso no era sólo mi observación sino está basado en las estadísticas de la ONU. El trabajo consistía en usar satélites y así ayudábamos a reconstruir países después de una guerra o una catástrofe.

Después de una situación así hay que ver dónde y cómo mandar la ayuda, ver si se puede enviar en camiones, si hay calles transitables, puentes, dónde hay gente que ayudar o si se hace vía avión o helicóptero, depende si se puede aterrizar o no.

La vida en los países "educados" y en los "no educados"

En un país educado la gente tiene más respeto por la vida, por el medio ambiente, no se conforma con cualquier cosa, busca superarse y eleva el nivel económico y de bienestar de su sociedad. Exige al Gobierno hacer cosas para el país a largo plazo y no dependiendo el político de turno. Habiendo menos pobreza se disminuye automáticamente el nivel de criminalidad con lo que aumenta el nivel de calidad de vida, que hace que la gente se instruya más y hace un ciclo de retroalimentación positiva.

Por supuesto un país culto decide sobre su futuro, sabe lo que quiere y es difícil de gobernar.

Por el contrario un país sin educación es fácil de gobernar, la gran mayoría no tiene capacidad para decidir y se conforma con lo que le den, por un poco de comida o dinero es capaz de apoyar a cualquiera sin pensar en un futuro porque no lo tiene. Sólo se vive al corto plazo y se sobrevive, no se vive. Cualquier semejanza con nuestro país es sólo casualidad, ¿no?

En los anos ´60 la Universidad Nacional de la Plata y la UNCuyo eran las mejores de Sudamérica.

Cuando mi generación iba a la primaria o la secundaria, la educación estatal era excelente y estaba al nivel del Primer Mundo, las facultades estatales eran mejor que las pocas privadas que existían. De esto hace sólo 30 años, ¡no 200!

Hoy, la educación primaria y secundaria estatal es sólo para los marginados o los que no pueden pagar un colegio privado (salvo contadas excepciones en escuelas de la UNCuyo), la educación privada es desastrosa, no se educa sino que se cuida al cliente, perdón, alumno.

Ninguno de nuestra generación está frustrado porque lo retaron en la escuela, nadie le faltaba el respeto a un profesor y si lo hacía los padres eran los primeros en retarnos. Hoy en la Argentina si un alumno le falta el respeto a un profesor, ¡el profesor le tiene que pedir casi disculpas para que los padres no lo demanden! Eso es terrible- ¿No se dan cuenta del daño que le hacen a los niños y a los jóvenes?

La sistemática destrucción de la educación en Argentina

Si bien sabemos que los políticos argentinos son campeones mundiales en ineficiencia, ignorancia e ineptitud, nadie puede creer que un sistema que educativo que se demostró que no funcionó en España se lo adoptó en Argentina para verlo fracasar nuevamente.

No hay que ser demasiado inteligente para darse cuenta que esto fue hecho para arruinar aun mas la educación y hacer el pueblo más ignorante, no nos olvidemos, un pueblo ignorante es fácil de manejar y gobernar.

La sistemática destrucción de la educación en Argentina está generando un país sin futuro, cada vez hay mas gente que vive debajo de la línea de pobreza, el Gobierno con sus planes "descansar" y el soporte a los repetidores sólo hace  que las cosas empeoren.

Es mejor no estudiar y no trabajar que avanzar socialmente.

Cada vez hay más niños pobres que no reciben la alimentación adecuada para desarrollar sus cerebros, esos niños van a tener problemas para estudiar en una universidad independientemente que la situación económica no se los va a permitir, o sea que desde recién nacidos están ya condenados casi a no poder evolucionarse y avanzar socialmente.

Eso produce un círculo vicioso que apoyado por las medidas erróneas del Gobierno hace que esas personas tengan mas niños que también serán pobres hasta que llegue un momento que esa situación no se pueda sostener más y tengamos una revolución como está pasando ahora en los países árabes.

La única forma de revertir ese ciclo vicioso es generar fuentes de trabajo e invertir en educación estatal para que esa gente tenga más oportunidades.

Por supuesto hay que seguir apoyando económicamente a la gente que no tiene recursos pero a cambio de algo, trabajar en la cosecha, reparar calles, plazas, hospitales, etc., de este modo toda la sociedad se beneficia y no se favorece al ocio.

La clave está en la educación

Simplemente para ver cómo la educación ayuda a un país tenemos ahora el ejemplo de Japón, que después de un terremoto terrible y un tsunami devastador no ha habido acciones de pánico, todo el mundo habla de la disciplina, organización y entereza del pueblo japonés. Ahora, ¿de dónde viene esa disciplina cultural? ¡De la educación! ¿Alguien ha escuchado algo de saqueos como pasó en Haití y siempre pasa en los países subdesarrollados? No, ¡nada! ¿Por qué? Simple, Respeto, cultura, educación.

Muchos dirán, ah, pero ¡en Estados Unidos no tienen idea de nada! De cultura general e internacional es cierto, de su propio país no. Además los que han vivido o frecuentado Estados Unidos saben que hay muy pocos países donde haya tanto respeto en el tránsito, en el trato con la autoridad o en la cola de un aeropuerto como en Estados Unidos. Es una sociedad con mucho respeto, una cuestión de educación.

Otro ejemplo es Munich, una ciudad del tamaño de Córdoba pero con ocho veces más autos, ¿cómo es entonces posible que haya 73 veces menos accidentes? Es simplemente una cuestión de orden y respeto, y de dónde viene eso? ¡De la educación!

Hace un tiempo atrás iba con un amigo en auto por Noruega, un auto puso las balizas, se paró en medio de la calle y el conductor bajó a buscar algo, mi amigo frenó, como todos los autos que venían detrás pero nadie tocó bocina ni lo miró feo. Yo le dije en Argentina todo el mundo lo hubiese puteado, y el me dijo ¿por qué? Si se para donde no se debe es porque necesita algo, el día que vos necesites lo mismo, no te va a gustar que te puteen o toquen bocina, entonces, respetas y  no se lo hacés a los demás, otro ejemplo de educación.

En Europa y Estados Unidos también hay escuelas, en general hay muchos más autos y tráfico que en Argentina, sin embargo nadie se para en triple fila y se baja del auto ignorando el tráfico o los autos que ya recogieron a sus niños y no pueden salir porque los de doble y triple fila ni siquiera están en sus autos- ¿Por qué? ¡Una cuestión de educación!

Un día estando en Mendoza tuve una discusión muy grande por el tema del uso del cinturón de seguridad, hace unos años atrás el que lo usaba era más o menos un gil. Yo les decía, independientemente de que es importantísimo para tu propia vida, una persona que tiene un accidente genera costos a la sociedad. Todos me miraron con cara rara, aunque es algo muy lógico. Una persona accidentada no puede trabajar por corto o largo plazo, genera costos a su empleador y además por que debe ir al médico, gastar en medicamentos, etc. y ¿quién paga eso? La mutual que es subvencionada por sociedad con los impuestos. La policía tiene que venir, una ambulancia, alguien tiene que sacar el auto y llevarlo a donde sea y ¿quién paga eso? Todos, a través de los impuestos y de los seguros elevados que se calculan en base a la cantidad de accidentes Alguien tiene que reparar o limpiar la calle o el poste o lo que haya roto y ¿quién paga eso? ¡Todos con los impuestos!

En definitiva el no usar el cinturón es una cuestión de educación ya que no sólo se perjudica así mismo sino a toda la sociedad.

Cuando se cree que todo lo que es del Estado no es de nadie

Muchas veces he traído extranjeros al país para dar charlas o simplemente para que hagan vacaciones y conozcan el país. Una vez dimos una charla en la UNCuyo. En esa época estaba toda pintarrajeada y llena de carteles por alguna campaña política. Los extranjeros quedaron todos sorprendidos y me preguntaron cómo es posible que algo estatal esté tan arruinado por los propios alumnos, yo les respondí que era un problema de educación, acá se cree que todo lo que es del Estado no es de nadie.

Todos se quedaron sorprendidos y me dijeron cómo, si es del Estado es de todos, eso lo pagan con sus impuestos, con su propio trabajo, nadie destruye su propiedad que la está pagando y volvimos al mismo tema, educación.

Todavía no es tan tarde, la mitad del país todavía está bien, en Argentina hay mucha gente buena, gente inteligente, gente que quiere hacer las cosas bien, que quiere un futuro para sus hijos, pero hay que hacer algo.

El camino elegido por los últimos gobiernos sólo está condenando al país a la ruina, a la pérdida de identidad, de cultura y a un país ignorante fácil de gobernar.

La educación es la base del éxito de una sociedad, de la civilización.  Invertir en educación no sirve para una campaña política, porque es una inversión a largo plazo, es algo que se ve dentro de cinco o seis gobiernos y al actual no le da resultados inmediatos, pero es el futuro de todos.

Si el país quiere seguir existiendo y darle a la gente la posibilidad de tener una vida digna, hay que empezar a cambiar las cosas, y hay que hacerlo antes de que sea demasiado tarde.

¡Sus nietos se lo van a agradecer!

(*) Osvaldo Peinado es doctor en Ciencias Espaciales por la Universidad de Munich, Jefe de Operaciones de Tierra de la Estación Espacial Internacional (ISS, Internacional Space Station), Jefe del Centro de Control de Astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA, European Space Agency) e integra el grupo de científicos que diseña la primera misión tripulada a Marte en 2035 de la NASA.

 

Fuente MDZol.com

BECAS Y CURSOS2 bolsa  entrevistas